domingo, 6 de julio de 2014

Cuchillas desafiladas


Licue mi corazón en medio litro de agua con miel y un poco de ralladura de limón. Dos minutos después lo volví a beber sin pausas, sin respirar.  

Dudo que licuado se atreva a amar una vez más. 




No hay comentarios.:

Publicar un comentario