viernes, 16 de enero de 2015

Infortunada suerte


Iba con el reproche retumbándole en su cabeza. Esa voz chillona marcaba sus acostumbrados pasos. Cruzó todo Montecarlo hasta llegar a la lujosa entrada del famoso casino, con el reproche siguiendolo como una estela de perfume barato, insoportable.
Lanzó los dados. Inundado de asombro de repente se vio agasajado por sirenas, estruendos y guirnaldas, felicitando al nuevo millonario. Pero en una fracción de segundos dejó de lado la alegría. No quiso cobrar nada.
Cuando llegó a su casa ella seguía sentada en la puerta, pero esta vez no dijo nada. En silencio entró a la casa y se encerró en el cuarto. Un quiebre tan abrupto en la monotonía de perder siempre y las rutinarias peleas matrimoniales por su juego compulsivo, su vicio sustancioso, vital, lo llevó a la cuerda y el suicidio. Ganar había sido demasiado para él y no pensaba compartir con semejante bruja tanta suerte junta.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario