miércoles, 23 de julio de 2014

Duermevela


Te guardé sin querer en el reverso de mis parpados.
Me basta fingir fatiga y cerrarlos al Mundo para contemplarte, encontrarte. Percibirte como un recuerdo mudo y dinámico. Equilibrista que juega sobre mi cornisa entre el sueño y la fantasía. Una figura difusa de la piel que rocé y sentí alguna vez.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario