lunes, 9 de junio de 2014

Matrioshka


Cuando terminó de desvestirla, deshojarla,  de despojarla de las mil capas que al final escondían su figura pequeña, indefensa, se dio cuenta de que ya la amaba desde mucho antes de desmenuzarla. Desde mucho antes de examinar hasta el último detalle; llevado por un voluble capricho. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario