miércoles, 28 de mayo de 2014

Un trámite



Me he convertido en un papel en blanco. Sin líneas ni membretes. Corriendo de un lado hacia otro, golpeando puertas a gritos pelados sin escuchar que ningún alma piadosa desande las dos vueltas de llaves y me reciba, cobijándome los segundos que tarde en entintarme de pies a cabeza, sellando toda mi piel con escudos, nombres y títulos de extraños para luego despacharme otra vez a un laberinto de pasillos ciegos.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario